2 de marzo de 2014

Fantástico concierto de Royal Hunt en Madrid


Queridos amigos, el pasado 28 de febrero asistí a un gran concierto de Royal Hunt, una fantástica banda de heavy metal melódico. Ha sido la segunda vez que los veo, pues ya los disfruté hace unos años, en uno de los conciertos que ofrecieron en Madrid cuando el cantante era John West. Un cantante magnífico, que ha grabado uno de los mejores discos de la historia de la banda, el aclamado Fear, de 1999. En aquella ocasión dieron un gran concierto, pero reconozco que esta vez me han gustado más, y es que ahora está de nuevo a la voz mi vocalista favorito de este grupo, el reputado y conocido como DC Cooper. Este hombre, además de gran registro vocal tiene una empatía y amabilidad con el público encomiables. 

El lugar del evento fue en Madrid, en la Sala Lemon, la cual no conocía. Se encuentra cerca del estadio Santiago Bernabeu, y se trata de una sala quizá un poco pequeña, aunque no en exceso, pero en la que, una vez dentro te encuentras muy a gusto, por su bonita distribución, y acústica razonablemente buena. Algo así deben de pensar los dos amigos con los que asistí, Juan Antonio y Juan Carlos, los cuales disfrutaron, creo, tanto o más que yo de los amigos Hunt. 

Con tremenda sorpresa comprobamos que la asistencia de público fue baja: la sala, ya de por sí no muy grande, debería estar a media entrada como mucho, y creo que soy generoso. Algo inexplicable cuando la banda que toca es de una calidad excepcional, y además la entrada vale... ¡22 miserables euros! Y es que la crisis, amigos, es brutal, brutal sin paliativos. Como dato relacionado, deciros que el ambiente callejero en Madrid esa tarde, era inexistente. Hablamos de un viernes por la tarde, en el centro de la ciudad, lo que da qué pensar mucho.

Tras unos teloneros correctos y simpáticos, comenzó la descarga de los Royal Hunt. Decir que fue un gran concierto, que vimos entre las primeras filas (¡como siempre!), sin ningún tipo de agobios ni empujones, por el motivo que antes os decía. El sonido fue muy bueno, pero podría haber sido aún mejor. Según me dijo Juan Carlos, cuando él vio a la banda por primera vez (ésta era para él ya la tercera), en la gira del disco Paradox, sonaron aún mejor. No penséis con esto que no sonaron bien, simplemente imagino que cada vez, con el paso del tiempo, soy más exigente.


Todos los temas que tocaron son maravillosos, y evidentemente escuchamos bastantes de sus dos últimos (y magníficos) discos, ya que ellos representan el regreso del amigo Cooper. Yo, aquí , quiero destacar algunas maravillas que pude oir: nada más y nada menos que, entre otros, Epilogue, Time, Cold city lights, Clown in the mirror, Running wild, Last Goodbye, Message to god (una de mis favoritas definitivas), Tearing down the world, y Martial arts... casi nada!

Curiosamente, el -sin duda- cerebro del grupo, el teclista André Andersen, se mantuvo en un segundo plano, en lo que a protagonismo visual, que no musical, se refiere.

Unas cervezas con buenos amigos antes del concierto, y más cervezas después, completaron una magnífica noche, donde, a la vuelta, fuimos escuchando música de Led Zeppelin y Magnum en el coche, al tiempo que disfrutábamos de una autovía de mínimo tráfico.

Como anécdota (jodida anécdota) comentar que ninguno de los tres tenemos entrada del evento, pues lo que compramos por Internet para poder asistir era... poco más que un código de barras que, una vez ya impreso en la casa, se presenta en la sala. ¡Compramos bits de información personalizada!

Finalmente os dejo un par de fotos donde se aprecia parte del equipo con el que tocaron estos musicazos; están tomadas inmediatamente después de la descarga:

Saludos heavys.